Clima

Para caracterizar el clima del Ayuntamiento de Beriáin se utilizan los datos obtenidos en el observatorio meteorológico de Pamplona, tanto por su proximidad (unos 10 kilómetros) como por la abundancia de datos existentes.

Precipitación

La precipitación anual media oscila entre los 800 y 1.000 mm. pero con una irregularidad que es la más elevada de Navarra debido a que esta zona de la Cuenca de Pamplona se comporta como área de transición entre la Navarra húmeda y la seca. Se puede pasar de años de 450 mm. a otros de hasta 2.000 mm.

En cuanto a los valores estacionales de la precipitación y sus máximos, el máximo primario aparece en invierno con un 32% del total de las precipitaciones anuales. Un máximo secundario tiene lugar en otoño, con un 28% del total. El mínimo primario es en verano con el 16% y el secundario en primavera con el 24%.

El número medio de días de precipitación oscila entre 100 y 120, correspondiendo el mayor número de ellos al mes de diciembre.

Temperatura

La temperatura media anual es de 12-13 grados centígrados, intermedia entre las tierras altas de la Navarra pirenaica y las llanas de la ribera del Ebro. A pesar de que el 25% de los años la temperatura media es muy similar a 12,5 grados centígrados, los valores oscilan mucho más (entre 10 ºC y 13,6 ºC) hasta el punto de ser la Cuenca de Pamplona, también en este caso, la zona de Navarra de máxima variabilidad interanual. Su situación a caballo de tres marcadas influencias condiciona que, junto a años de matiz templado (influencia del noroeste) o cálido (influencia del sur), se den con relativa frecuencia años de acusado matiz pirenaico (frío).

La temperatura mínima media invernal (diciembre, enero y febrero) es de 1,5-2 grados centígrados y la máxima media estival (junio, julio y agosto) es de 25-27 grados centígrados.

La oscilación media extrema, obtenida a partir de la media de las máximas del mes más cálido y de las mínimas del mes más frío, es de 25-27 grados.

La mayor o menor duración del periodo de heladas constituye un dato muy significativo desde el punto de vista bioclimático. A través de las temperaturas medias de las mínimas se ha calculado el número de días de helada probable en 143, y a través de las temperaturas medias de las mínimas absolutas el de días de helada segura en 19.

Para establecer las duraciones del periodo frío y cálido se ha utilizado el criterio de Emberger con el fin de intentar precisar de forma cuantitativa la incidencia del clima sobre la vida vegetal y de forma especial sobre los cultivos. No existe periodo cálido en el área que nos ocupa, pero sí periodo frío con una duración de 191 días. Periodo frío es aquel en que la temperatura media de las mínimas es menor de 7 grados centígrados; por debajo de esta cifra se ralentiza la actividad vegetativa.

Aridez

Aplicando los criterios de Thornthwaite se calculan los valores de la evapotranspiración potencial (ETP) a través de la temperatura media. Combinándola con las precipitaciones se elaboran fichas hídricas cuyos resultados permiten calcular el exceso o déficit de agua y el índice de aridez.

Para el área de Beriáin, la ETP estimada es de 700 mm. anuales. Con los valores de ETP mensuales y las precipitaciones mensuales se obtiene el balance hídrico, que indica en nuestro caso un déficit de agua en los meses de junio, julio, agosto y septiembre y un exceso de agua en los demás.

Para estimar la aridez se utiliza el índice de Thornthwaite, que pone en relación el déficit de agua con la ETP, siempre cuando ésta sea superior a la precipitación. Este índice para la Cuenca de Pamplona oscila entre 10 y 20.

Vientos

Predominan los del cuarto cuadrante (de oeste a norte), repartidos con una frecuencia de 17% los del oeste, 19% los del noroeste y 19% los del norte.

Clasificación del clima

El clima de Beriáin se clasifica siguiendo los criterios de Thornthwaite como húmedo mesotérmico con un pequeño déficit de agua en verano. Denota todavía influencia atlántica, pero mayor evapotranspiración y menor humedad que el clima perhúmedo (típico de la Navarra atlántica).

Podemos decir en resumen que se trata de un clima de transición entre el oceánico, el mediterráneo y el de montaña, con variaciones anuales hacia uno u otro de ellos dependiendo de la influencia imperante.